SEGUNDO CONGRESO NACIONAL GUADALUPANO

La juventud vive tiempos de grandes retos

Por segunda ocasión, el Santuario de los Mártires Mexicanos ubicado en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, fue escenario para albergar ahora el Segundo Congreso Nacional Guadalupano, dedicado especialmente para los jóvenes, el cual se llevó a cabo en mayo de 2022.

La iniciativa de dirigirlo a la juventud fue el resultado de la propuesta que hizo a México Guadalupano el Cardenal de Guadalajara José Francisco Robles Ortega ya que una de sus principales preocupaciones es el abandono cada vez mayor de los jóvenes hacia las actividades y prácticas religiosas.

La situación de crisis que vive la juventud en cuanto a su fe es evidente, y en ello coinciden las autoridades de la iglesia y sus sacerdotes ya que cada día existe menos interés de participar de manera activa en su fe, en su religión y en todas las actividades que se relacionan a ella, alejándose de las iglesias y de los Sacramentos.

La respuesta al Congreso fue igual de positiva que en el primer evento ya que entre los asistentes, se contó con la participación de más de 800 jóvenes quienes escucharon con gran atención cada una de las ponencias de los conferencistas, encabezados por Monseñor Eduardo Chávez, Canónigo de la Basílica de Guadalupe y promotor de la Canonización de San Juan Diego; Dr. Fernando Ojeda Llanes y Engelberto Polino Sánchez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Este último, señaló en su conferencia que nuestra sociedad vive tiempos de grandes retos, donde se imponen ideologías y donde se promueven ideas contrarias a la fe cristiana y católica.

"Los valores que por mucho tiempo fueron impulsados por el cristianismo son ahora atacados para implantar antivalores que se quieren pasar como valores; tiempos en que se busca implantar una cultura de la muerte, que se promueve lo superficial, el individualismo, la indiferencia y el subjetivismo, donde se confunde la libertad con el libertinaje".

Dijo que la juventud está en crisis, con diversos rostros que los afectan: jóvenes con vicios, como las drogas, alcohol, fiestas y redes sociales; jóvenes con problemas familiares, sin sentido de vida ni sentido de pertenencia; jóvenes con falta de fe que los lleva al ateísmo, anticlericalismo, a la indiferencia o al abandono de la fe y jóvenes en malos pasos.

"Y por eso necesitamos jóvenes que estén de pié, para que ayuden a los hermanos que están tirados o que están a punto de caer, para que se levanten, para que se reincorporen, para que se mantengan de pié. Están llamados los jóvenes en estos tiempos a desempeñar un liderazgo profundo, ser instrumento para realizar el sueño del Señor Jesús, de instaurar un reino de Dios, de convertir nuestra sociedad en un ambiente donde se vivan los valores cristianos; jóvenes que sean luz, que sean sal, que sean fermento de transformación en medio de la sociedad", expresó.

Uno de los momentos más espectaculares del Congreso fue la asistencia y presentación del alpinista jalisciense, Juan Diego Hernández Álvarez, quien a sus 19 años de edad escaló el 15 de mayo de 2022 la cumbre más alta del mundo: el Monte Everest, implantando así el récord de ser el mexicano más joven en lograrlo.

Derivado de su amor y devoción a la Santísima Virgen María de Guadalupe, luego de que él posó con una imagen de Ella en lo más alto de la tierra, la Asociación de Laicos Católicos de México Guadalupano le brindó un reconocimiento público a su hazaña; además, se buscó que fuera un ejemplo a la juventud por su devoción y amor que manifiesta a la Emperatriz de América.

En su participación, Juan Diego señaló que no solo combina la disciplina y el amor al deporte del alpinismo, sino que también es su fe católica hacia Nuestra Señora del Tepeyac, y que fue esta la que lo acompañó e hizo posible su proeza.

Los valores que por mucho tiempo fueron impulsados por el cristianismo son ahora atacados para implantar antivalores que se quieren pasar como valores.